ASSOCIATED PRESS
Tania Cháidez
April 09, 2015 AT 03:55 PM EDT

La administración de Barack Obama llamó a terminar con las llamadas terapias de conversión o terapias reparativas que buscan que jóvenes gay o transgénero cambien de orientación sexual.

El presidente estadounidense contestó así a una petición ciudadana a la Casa Blanca después de que el pasado diciembre se suicidara la joven transgénero Leelah Alcorn de 17 años, dejando antes una nota en la que explicaba que sus padres lo obligaron a acudir a una terapia de conversión para volver a ser niño.

“Esta noche, en algún lugar de Estados Unidos un joven, no puede conciliar el sueño porque debe cargar solo con un secreto que ha guardado desde que tiene memoria. Pronto, quizá decida que ha llegado el momento de contar ese secreto”, expresó el mandatario en su respuesta oficial publicada en la web de la Casa Blanca.

“Lo que pase después depende de él, de su familia, de sus amigos, sus profesores y su comunidad. Pero también depende de nosotros, del tipo de sociedad que engendremos, del tipo de futuro que construyamos”, expresó.

 En el comunicado la asesora de Obama, Valerie Jarret, aseguró que la administración federal “apoya los esfuerzos para prohibir el uso de terapias de conversión en menores de edad”.

“Pruebas científicas demuestran que la terapia de conversión, especialmente cuando se practica en personas jóvenes, no es adecuada desde un punto de vista médico ni ético y puede causar daños sustanciales”, señaló Jarret.

Aunque Obama no presentará una ley federal que prohíba estas prácticas, iniciará conversaciones con los representantes de ambos partidos y dará su apoyo a los estados que frenen estas conversaciones que son realizadas principalmente por grupos conservadores y religiosos.

REGÍSTRATE AQUÍ PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN

You May Like

EDIT POST