People en Espanol logo

Stay Connected

Subscribe

Advertise With Us

Learn More

Skip to content

Article

Bajo las riendas del refrito

Posted on

Adamari Lopez, Gabriel Soto y Adriana Fonseca
MEZCALENT.COM

Tras circular por el mundo, desde Rusia hasta la India, el fenómeno de Yo soy Betty, la fea se ha establecido en Estados Unidos con la aclamada Ugly Betty (ABC). Si se hicieran telenovelas en otra galaxia, éstas seguramente contarían la saga de una fea genio que se convierte en la guía espiritual y cómplice criminal de su jefe. No todos los refritos tienen la suerte de esta inmortal y universal historia. ¿Qué hace que funcione un refrito?

Un examen de las telenovelas con mayor arrastre de los últimos cinco años arroja un resultado asombroso. Todas son clones de alguna otra producción. Amor real superó con creces a Bodas de odio, que ya en su época fue un súper éxito. La esclava Isaura versión siglo 21, sobrepasó a su versión original que es un verdadero clásico. Rebelde ha creado un fenómeno que como el monstruo de Frankenstein crece y arrasa. Ya pocos recuerdan que esta telenovela estuvo basada en una telenovela argentina.

Un caso representativo de un mal refrito es Bajo las riendas del amor (Univisión), remake de Cuando llega el amor, primer rol adulto de Lucero, y uno de sus grandes éxitos. Esta novela, basada en un guión de René Muñoz, fue uno de los primeros éxitos del género juvenil y ameritó varios trofeos TVyNovelas. Esta versión hecha en Miami parece tener desde ya, bajas expectativas. Incluso eso se nota en el horario. Ni en México ni en Estados Unidos la han dado en horario de prime time. En ambos países, la sintonía de Bajo las riendas… no ha sido nada impresionante.

No se entiende, puesto que el guión poseía varios elemento llamativos: una historia de rivalidad entre primas adolescentes, un conflicto entre jóvenes ricos ingenuos y jóvenes pobres delincuentes; una mansión donde vivía la heroína invalida que quedaba justamente enfrente de un edificio de vecindad donde vivía el héroe proletario y otros cuyas vidas ella observaba desde su ventana, y un par de villanos muy divertidos que se pasaban la telenovela más ocupados haciéndose zancadillas mutuamente que perjudicando al prójimo.

En Bajo las riendas… el primer error ha sido subirles la edad a la protagonista y su prima. De colegialas, pasaron a ser veintiañeras universitarias lo que hace inverosímil la ingenuidad de Adriana Fonseca quien nunca ha podido llenar los zapatos de Lucerito. Muchas situaciones que se conservaron de Cuando llega el amor, perfectamente aceptables en una adolescente, resultan chocantes en una chica universitaria, mayor de edad y residente en los Estados Unidos, como lo es Montserrat.

Se entiende que debido a la geografía urbana de Miami, se haya tenido que dispensar de ese tan notable edificio de vecindad situado al frente de la recamara de la heroína. Lo que no se entiende fue la eliminación de un personaje fundamental como Andrés Santana. En el personaje de Víctor González han combinado al soso novio rico de la heroína junto con Andrés, destruyendo a ese fascinante personaje stendheliano, trepador social ambicioso y lleno de pequeños rencores y de violencia reprimida que interpretase Miguel Pizarro en la original.

El refrito tiene su virtud y fin. Sirve para familiarizar a nuevas generaciones con grandes historias del ayer. En una época de efectos especiales espectaculares se retoca una vieja historia añadiéndole color, escenografía moderna y locaciones atrayentes. Por ultimo, muchos temas que fueron tabúes en el pasado pueden desarrollarse ahora añadiéndole sal y pimienta a un guión reprimido. Es lamentable que en los refritos no se exploten estos factores, prefiriéndose conservar subtramas añejas o eliminar componentes claves. En ese caso, vale decirse que si no se sabe refritear, mejor no se haga.