Gabriel Carvajal / Talento Latino-Alberto Navarro
Yoselín Acevedo/NYC
July 28, 2010 AT 05:00 PM EDT

Cuando de la producción de telenovelas se trata, México se ha convertido en el escenario/mercado/plataforma más importante en Latinoamérica. Es por eso que actores de otros países como William Levy, Juan Soler, César Évora y Sebastián Rulli han hecho del país azteca su casa. Sin embargo, Arap Bethke hizo todo lo contrario; abandonó su país natal para abrirse camino en otro suelo, Colombia, un país que está dando mucho de qué hablar con producciones buenísimas como Sin t…s no hay paraíso, El cartel, Las muñecas de la mafia, entre otras.

“Grabar en Colombia es diferente a grabar en México en varias cosas. En la parte creativa, siento que en Colombia se da más licencia a los actores, especialmente en la televisión. Hay mucho espacio para la improvisación y las sugerencias son bien recibidas por los directores. [Como] no se utiliza el apuntador, hay una mayor frescura y fluidez que se vive momento a momento”, nos cuenta el actor de 30 años, quien se siente agradecido por el cariño que le ha brindado el pueblo colombiano. “Colombia me ha tratado extremadamente bien. Es un país que me ha recibido con los brazos abiertos y la calidez que caracteriza a su gente me ha enamorado. Además, no me ha faltado trabajo en los tres años que llevo aquí y eso se lo agradezco a [la productora] RTI”.

Luego de participar en producciones tan exitosas como Doña Bárbara y coprotagonizar Los Victorinos, Bethke ha regresado a la pantalla chica en la trama La diosa coronada, que se estrenó este pasado lunes 26 de julio por Telemundo. En ésta, el mexicano interpreta a Genaro Castilbanco, un narcotraficante, cuya ambición lo lleva a cumplir sus objetivos sin importar a quien aplaste en el intento. Este personaje sin corazón, mujeriego y malcriado marca el segundo papel antagónico que realiza el actor, a quien ya le había tocado hacer de malo en Los Victorinos.

“Para mí ha sido un gran reto hacer estos personajes tan oscuros, ya que son muy diferentes a mi esencia. Sin embargo, es por esto mismo que me gustan. Me apasiona atacar grandes retos, y estos dos antagónicos han sido los desafíos más grandes de mi carrera”, asegura. “Además, me divierto mucho haciéndolos, ya que son personajes llenos de contradicciones, personajes que van cambiando todo el tiempo. Creo que en la televisión moderna, como en la vida real, ya no hay roles de ‘buenos’ y de ‘malos’. Me gusta creer que los personajes hacen las cosas porque creen que están en lo correcto y que no tienen otra opción para salir adelante”.

Al igual que la mayoría de las telenovelas y series que se han realizado en Colombia recientemente, La diosa… trata sobre el tema del narcotráfico, algo que ha sido fuertemente criticado por muchos, quienes argumentan que este tipo de producciones le da una imagen muy negativa al país cafetero, que por décadas ha enfrentado el grave problema del narcotráfico. Sin embargo, Bethke defiende este tipo de tramas y asegura que es el tipo de historias que le gusta al público.

“El narcotráfico en las telenovelas se ha vuelto una especie de moda debido a una simple razón, y es que al público le atrae. La televisión es un medio que trabaja directamente para los gustos del público, y si un producto o un género funciona, se explota de muchas maneras para darle al espectador lo que pida”, explica Bethke, pero aclara que estas historias siempre deben llevar un mensaje positivo. “[Pero] es importante que este tipo de producciones envíen un mensaje a los televidentes. En el caso de Victorinos y de La diosa coronada está muy claro el mensaje de que el crimen no paga, de que las conductas violentas sólo llevan a más violencia y terminan en tragedia y de que la virtud y el honor son recompensados”.

Esta telenovela cuenta con la estampa de calidad del reconocido actor y director colombiano Miguel Varoni, quien la dirige. “Trabajar con Miguel Varoni es un placer”, comenta. “Es un director muy talentoso, muy dinámico, que entiende muy bien a los actores, ya que también es un gran actor. Su energía es muy amena en el set, siempre haciendo bromas, jugando, riendo, por lo que la tónica del set se vuelve muy ligera, sin dejar de ser productiva”.

Y aunque se encuentra trabajando fuerte en esta producción, el actor se asegura de dedicarle tiempo a su novia, la protagonista de Rosario Tijeras, María Fernanda Yépez, de quien se había separado anteriormente, presuntamente debido a sus ajetreadas agendas de trabajo. “Nos separamos por un tiempo por muchas razones, pero ahora, desde hace varios meses, estamos juntos otra vez. Esa ruptura nos sirvió para darnos cuenta de muchas cosas, entre ellas, que estamos muy bien cuando estamos juntos. Cada uno tenemos proyectos de vida muy similares, estamos pasando por un muy buen momento profesional y nos entendemos mucho y nos reímos demasiado”, nos cuenta sobre su amada, con quien se enfrenta ahora en la pantalla, ya que sus telenovelas se transmiten en el mismo horario, Rosario… por Telefutura y La diosa… por Telemundo.

You May Like

EDIT POST