Miguel Rajmil
Judith Torrea / NYC
December 05, 2008 AT 06:00 AM EST

Caminando por el Instituto Cervantes de Nueva York con la sabiduría de quien descubre un nuevo lugar con humildad y con la pasión de quien tiene mil ideas en su cabeza, Antonio Banderas sorprendió este jueves a estudiantes de español y trabajadores de dicha institución, que promueve enseña y difunde la cultura de España y los países hispanohablantes en la Gran Manzana.

El actor y director español de 48 años –20 de ellos los lleva viviendo en Estados Unidos– no sólo acudió a una rueda de prensa para anunciar que formará parte del Consejo Asesor del Instituto Cervantes de Nueva York, sino que comenzó a dar sus primeros pasos en esta nueva aventura: conocer desde adentro a quiénes trabajan y viven de cerca los frutos del Cervantes.

“Para mí es un honor haber sido llamado por el Cervantes, que tiene tanto prestigio. Me gusta cómo funciona la institución y que abra puertas a artistas españoles que no están consolidados. Quiero adaptar mi tiempo y ponerme a su servicio”, aseguró Banderas, acompañado del escritor Eduardo Lago, director de dicho instituto.

El actor, que se encuentra preparando la producción de dos películas: una sobre el pintor Salvador Dalí y otra sobre Boabdil, el último rey del reino árabe de Granada, y que también planea llevar Don Giovanni a Broadway, enfatizó su compromiso con el Cervantes. “Me gustaría enseñar a los estadounidenses lo bueno que tenemos en el ámbito cinematográfico, que puedan ver toda la obra de Luis Buñuel o la película Bienvenido Míster Marshall, por ejemplo”, afirmó un sencillo y humilde Banderas.

Su hija Stella del Carmen, de 12 años, fruto de su matrimonio con la actriz estadounidenses Melanie Griffifh, no sólo habla y devora libros en español, sino que lo hace con acento andaluz. “Para mí es muy importante que maneje los dos idiomas, porque el español le va a dar mucho placer cultural y le va a abrir muchas puertas en el futuro”, indicó.

You May Like