ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images
Tania Cháidez
November 11, 2014 AT 02:59 PM EST

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, y su primera dama, Angélica Rivera, se encuentran en el centro de una gran polémica después de que una investigación periodística revelara que su lujosa mansión familiar es propiedad de una empresa que ha recibido jugosos contratos públicos.

La investigación realizada por un equipo del portal de la prestigiosa periodista mexicana Carmen Aristegui dejó al descubierto que la residencia en la exclusiva colonia de Lomas de Chapultepec valorada en US$7 millones no está registrada a nombre de la pareja, sino de una empresa del Grupo Higa.

FOTOS: ¿En qué andan los famosos?

Este grupo de negocios recibió numerosos contratos cuando Peña Nieta era el gobernador del estado de México y era socio del consorcio chino que iba a construir la primera línea de tren de alta velocidad en el país, obra que el presidente acaba de cancelar.

Pese a que la casa está registrada a nombre del Grupo Higa, la pareja presidencial siempre la ha presentado como suya y como el lugar al que se retirarán una vez abandonen el poder, lo que despierta dudas sobre quién realmente pagó la lujosa mansión.

En mayo de 2013, la edición mexicana de la revista Hola! publicó un amplio reportaje en el que Rivera enseña el interior de la residencia y la describe como su futuro hogar.

“Les he hecho saber [a su familia] que [la residencia presidencial de] Los Pinos nos será prestado solo por seis años y que su verdadera casa, su hogar, es ésta donde hemos hecho este reportaje”, dijo en esa ocasión la primera dama.

FOTOS: Famosos en las redes sociales

Según la investigación, la residencia de estilo moderno ubicada en Sierra Gorda número 150 de Ciudad de México es actualmente resguardada por la escolta presidencial. Cuenta con estacionamiento subterráneo, piso de mármol, una recámara principal, habitaciones para los seis hijos de la pareja y área de spa, entre otras comodidades.

Su diseño estuvo a cargo del arquitecto Miguel Ángel Aragonés, quien la bautizó como Casa La Palma y dijo que la construcción estuvo supervisada por Peña Nieto y Rivera.

El revuelo causado por estas revelaciones pone aún en más aprietos al presidente mexicano, que ya afrontaba la crisis generada por la desaparición de los 43 estudiantes normalistas en el estado de Guerrero en septiembre.

Si bien no se han encontrado sus cuerpos, el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, aseguró el pasado viernes que unos presuntos miembros de bandas criminales confesaron que los jóvenes habían sido asesinados y calcinados.

Haciéndose eco del malestar popular, muchas personalidades del mundo del entretenimiento en el país azteca han alzado su voz de protesta en contra de este crimen.

REGÍSTRATE AQUÍ PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN

You May Like

EDIT POST