Cortesía de Century Entertaiment Corp.
Huáscar Robles
March 12, 2012 AT 09:04 PM EDT

Quien persevera alcanza. Es un refrán muy utilizado pero idóneo para describir la historia de Andy Pérez, joven dominicano que viajó desde Nueva Jersey para llegar hasta Miami con un puñado de dólares y una pasión por la actuación que lo impulsó a obtener uno de papeles en la telenovela Relaciones peligrosas (Telemundo).

A tan solo dos meses del comienzo del melodrama, la promesa juvenil aún no puede creer su suerte y se muestra agradecido con Telemundo y la producción por haberle dado esta oportunidad. “Estaba en Nueva Jersey no sabía qué iba a pasar con mi vida. Me llamaron de un día para otro a ver si podría ir al ‘casting’. Solo tenía 120 [dólares] y un ticket de ida”, explica el actor de 21 años.

Esa audición cambió su vida luego de recibir el rol de Cassius Dupont, joven estudiante discriminado por su color y posición social. 

Su encuentro con Telemundo, se dio en Actorfest en Nueva York, evento importante en la industria de entretenimiento. Allí, representantes del canal probaron su destreza en español e hicieron preguntas básicas de su experiencia actoral. “Me dijeron que cualquier cosa me llamaban, pero no pensé que iban a llamar”, recuerda.

Pérez, quien tenía un poco de experiencia en teatro, sí recibió la llamada; la voz a otro lado del auricular lo invitaba a una audición en Miami. Llegar a Miami fue otro desafío, pero contaba con poco dinero y luego de pagar hotel y transportación el joven asegura que llegó con sus últimos tres dólares a la audición.

Sin dinero y con exceso de nervios, Pérez audicionó para el personaje de Dupont. Entre los presentes se encontraban un camarógrafo y el director de casting, Gustavo Puerta. La parte de Dupont es compleja: es un joven de color que se enamora de Sofía Blanco (Ana Carolina Grajales), cuyos padres se oponen a su relación. Para acrecentar los problemas, es víctima de acoso por parte de estudiantes que se burlan por su color e incluso lo desnudan y lo pintan de blanco.

Al momento de recibir la noticia, Pérez dejó la tensión desvanecerse en llanto. “Yo no soy persona de llorar frente de la gente, pero cuando Gustavo me dijo, ‘¿Estás listo para cambiar tu vida?’, se me salieron las lágrimas, no sentía mi cuerpo, creí que era un sueño”, dijo.

Pero no lo era. Llamo a su mamá, quien también se mostró incrédula.

Cuenta que la experiencia ha sido inigualable en parte por sus compañeros de trabajo. “Me gusta actuar con Óscar [Priego] y Danilo Carrera que son los dos ‘bullies’ y con Mauricio (Gabriel Coronel) me gusta bastante la energía de él”.

Añade que Coronel lo hace mejorar. “Él me ayuda mucho, y me dice: ‘Sabes que tienes que saber de dónde vienes, cómo te vas a sentir aquí’. Me da muchos consejos. Luego cuando lo miro a él me da más inspiración”.  

El joven se ve en un futuro en el cine, pero por ahora su vida está en Miami con sus colegas en una nueva etapa tratando de convencerse que esto no es un sueño. 

 

 

 

You May Like

EDIT POST