José R Pagán
July 13, 2012 AT 04:53 PM EDT

Andrés Parra se mira en el espejo y ve a Pablo Escobar. Como actor, tras mucha documentación histórica y más de una hora en el cuarto de maquillaje para cada grabación, logra adentrarse en la piel del hombre que hizo historia al convertirse en uno de los narcotraficantes más poderosos.

“Nadie quiere volverlo a ver caminando, entonces me tocó a mí sacarlo a la calle”, afirma Parra, quien sobresale en el elenco de Pablo Escobar El Patrón del Mal (Telemundo) y nos revela detalles sobre el trabajo que realiza en la serie que se emite desde el pasado 9 de julio, a las 10:00 p.m.

¿Cuál es la primera referencia que le viene a la mente cuando escucha el nombre de Pablo Escobar?

La bomba que estalló cerca de mi casa, creo que tenía como diez años.  Uno piensa en Escobar e inmediatamente vienen imágenes de mucha violencia, del gran capo del narcotráfico, de la cocaína.

¿Pensó mucho si aceptaba este personaje?

Hace como dos años en una entrevista dije que era algo que me gustaría hacer como actor. No tuve que pensarlo mucho. Mi reto era no parecerme a los dos capos que ya había interpretado.

¿Qué requiere el personaje en términos físicos?

Primero, un régimen alimentario y de ejercicios para poder bajar de peso. En tres meses adelgacé 35 libras. No tengo mucho pelo, entonces empezó esa búsqueda con muchas pruebas de peluca, hasta que se tomó la decisión de traer la peluca desde Los Ángeles. Me quedé calvo para que la peluca pegue bien y lograr un efecto más realista. Luego vino el asunto de los ojos, porque soy ojiverde, hubo que probar lentes. Y de ahí en adelante el trabajo de maquillaje, que incluye el envejecimiento. Podría tomar entre una y tres horas de arreglo personal y maquillaje. Escobar fue un tipo que se envejeció muy rápido, a sus 40 años estaba bastante canoso. No pensé que me fuera a parecer tanto, me emocionó mucho cuando me vi por primera vez.

Pero no todo es maquillaje, también está la actitud del personaje…

No era un conocedor de Escobar. Estudié rigurosamente su historia a través de documentos, libros y documentales. Edité unos 24 minutos de la voz de Escobar y lo puse en mi celular y me la pasaba escuchándolo todo el día. Leí libros más de una vez. Lo único que no quise hacer fue reunirme con familiares y allegados porque alrededor de Escobar se construyen demasiados mitos. Una víctima te va a hablar mal del personaje y, por supuesto, que un familiar te va a hablar bien, entonces quise algo más objetivo.

¿Cuáles son los rasgos más marcados de Escobar?

La tranquilidad a la hora de hablar, hablaba muy despacio. Pienso mucho en esa tendencia a no mirar a los ojos a la gente, no le gustaba. Era un tipo que se englobaba, estaba en una reunión y se iba, había que traerlo de vuelta al momento. Siempre su postura era con un hombro más arriba del otro y una manera de andar medio apinguinado. Son muchos detalles.

¿Cómo transcurren las grabaciones?

Iniciamos a rodar el 9 de enero y no hemos parado. Muchas horas al día, de lunes a sábado y días festivos. Jornadas de 6 de la mañana hasta las 11 de la noche. Se viaja mucho porque no tenemos estudio, es todo en exteriores. En teoría, deberíamos terminar en octubre, si todo sale bien. Dependemos del clima, además son demasiados actores y hay que coordinar las agendas.

¿Siente que este personaje marcará su carrera?

Ya lo siento. Cuando salieron las primeras imágenes mías en televisión caracterizando a Escobar, la cosa cambió. Ahora no puedo ir de compras solo, no puedo ir a un aeropuerto solo. De poder, puedo, pero es raro. Lo estoy aprendiendo a digerir, no deja de ser abrumador. Una montonera de gente ahí muy pendiente.

 

You May Like

EDIT POST