Oswaldo Pisfil
Vicglamar Torres/NYC
August 02, 2010 AT 05:00 PM EDT

Casi nadie sabe que una de las cosas que Ana Layevksa más disfruta en la vida, además de ir de compras, es tocar el violín, instrumento que toca formalmente desde que era una niña y que es una de sus mayores pasiones. “Iba a ser violinista, no actriz”, comenta la actriz qie nació en Rusia quien, por fortuna para los televidentes, se dejó atrapar por la actuación. Actualmente, los espectadores pueden disfrutar diariamente sus dotes histriónicos en la telenovela El fantasma de Elena (Telemundo), que protagoniza junto a Elizabeth Gutiérrez y Segundo Cernadas, en la que la rubia interpreta dos personajes: Elena y Daniela Calcaño. Aunque no es la primera vez que le toca interpretar un doble rol. Ya había tenido esta experiencia en la telenovela Las dos caras de Ana(Televisa), que protagonizó junto a su ex novio Rafael Amaya.

Sobre El fantasma de Elena, la actriz le comentó a PeopleEnEspanol.com que: “Esta historia es maravillosa. Pasan demasiadas cosas. Por eso creo que la gran protagonista es la trama en sí misma y creo que mis compañeros te dirían lo mismo. Es una historia que juega mucho con el tiempo, es muy intensa. Más que buscar o descubrir un fantasma, creo que los espectadores se van a dar cuenta que cada uno tiene su propio fantasma”, comentó a PeopleEnEspanol.com la actriz de 28 años.

El fantasma de Ana se está grabando en Miami y aunque para la actriz no es extraño trasladarse a otras geografías por un proyecto laboral, asegura que está muy clara en que su hogar es México. “Sin embargo, es parte de ser actor la capacidad de adaptarte con facilidad a los lugares. Yo creo que por naturaleza somos seres en movimiento”, como también es natural para ella los cambios que han sufrido las telenovelas, cuyas historias actuales son más apegadas a la realidad.

“Siempre va a seguir existiendo el melodrama, la historia de amor en la trama, porque el público quiere ver a esa pareja que lucha por su amor. Sin embargo, me parece sano y maravilloso que nos estemos arriesgando a experimentar con otro tipo de conflictos. Tenemos que ir más allá. Hay mucha competencia a nivel del entretenimiento y quienes trabajamos en esto debemos estar claros en esto. Por ejemplo, competimos con el internet. Hoy en día para lograr atrapar al público tienes que darle algo de muy buena calidad”, reflexiona seriamente esta joven, quien alguna vez también soñó con querer estudiar sicología o siquiatria. “Es que me encanta la complejidad del ser humano. Además, no soy una mujer lineal. También llegué a interesarme por estudiar danza, porque siento una total fascinación por el movimiento clásico”.

Se define como una estudiosa del comportamiento humano. “Soy muy observadora, muy irónica y además muy analítica. Me puedo pasar años, tratando de encontrarle respuesta a ciertos comportamientos”. En la respuesta que no necesitó mucho tiempo para reflexionar, fue al preguntarle cómo está su corazón tras su reciente ruptura con el también actor Rafael Amaya.

“Se terminó una etapa en mi vida. Fue una etapa de autoconocimiento, porque el hecho de vivir en pareja te permite conocerte más y crecer. Ahorita mi vida está física y mentalmente en otro sitio. Aprendí mucho con esta relación y le doy gracias a la vida por haberla tenido”. Aunque fue enfática en que no se atreve a decir si existe posibilidades de reconciliación o no, porque “son cosas de la vida. Es una respuesta que no me atrevo a darte”.

Lo que si se atreve es a decir que le gustaría seguir haciendo bueno proyectos actorales, tanto en cine como en televisión. “Mi carrera se ha desarrollado en un 80 por ciento en la televisión, que es en donde tengo que poner mis prioridades, pero me gusta el cine. De hecho, me gustaría trabajar con Alejandro González Iñárritu y Guillermo Arriaga”.

You May Like

EDIT POST