NTX Fotos
People Staff
September 06, 2005 AT 12:00 PM EDT

A casi cinco meses de la muerte de Mariana Levy, José María Fernández, el Pirru, desocupó la casa que compartió con la fallecida actriz para mudarse con Ana Bárbara y los hijos de ambos.

La mudanza tuvo lugar mientras la madre de Levy, Talina Fernández (quien vive en el mismo sitio donde está construida la casa que su hija y el Pirru compartían), se encontraba en Miami. A su llegada a México, tras enterarse de la partida de su yerno y de sus nietos, la actriz no pudo ocultar su tristeza.

“Me siento profundamente triste, si pudiera decir palabrotas en la tele las diría. Estoy hasta el gorro, estoy triste, enojada, no he podido vivir el duelo de mi hija, no ha habido intimidad en mi dolor porque he estado hablando de José María los últimos tres meses”, señaló entre sollozos a los medios de comunicación mexicanos. “La casa se ve más vacía sin mis nietos, además del vacío de mi hija. Dolor, uno tras otro, y todo los días un dolor nuevo”, agregó.

Ahora la actriz tendrá que acostumbrarse a no ver todos los días a sus dos nietos menores, mientras que María, la hija que Levy tuvo con el actor Ariel López Padilla y a quien recientemente adoptó, permanecerá junto a su abuela y separada de sus hermanos. Lo que no está claro es qué pasará con la casa de Levy. De acuerdo al viudo, por ahora no se hará nada. “Esta propiedad es de mis hijos, entonces hasta que los jueces decidan qué pasa con la propiedad, no pasa nada”, afirmó.

Tanto Talina Fernández como el Pirru y Ana Bárbara están decididos a no dar más declaraciones a la prensa. Mientras la pareja afirmó molesta que no hablará hasta que se calme el escándalo, Talina pidió que dejen de hacerle preguntas sobre el tema. “Busquen a José María y Ana Bárbara y hablen con ellos. Dejen de preguntarme a mí qué opino. No opino. Tengo profundo dolor”, afirmó.

You May Like

EDIT POST