Getty Images
Isis Sauceda / LA
February 24, 2008 AT 10:45 PM EST

Aunque el pronóstico dictaba una noche lluviosa, el cielo se apiadó de las estrellas y dejó que el sol resplandeciera durante la noche más importante de Hollywood: la edición número 80 del Oscar.

Y a pesar de que era una noche para brillar, la mayoría de los nominados e invitados brillaron… pero por su ausencia.

Los que se dignaron a lucir sus prendas por la alfombra roja, pasaron casi corriendo, restándole elegancia y glamour a la noche más esperada en Hollywood.

Fue una noche de parejas, donde uno de los hombres más atractivos del cine, George Clooney, se paseó de lo más enamorado a lado de su novia, Sarah Larson… ¿Será que pronto dejará la soltería?

Por su parte, el español Javier Bardem, ganador del premio como Mejor Actor de Reparto por No Country for Old Men, llegó del brazo de su mamá orgullosa, Pilar Bardem. Y aunque era uno de los más esperados por la prensa y los fanáticos, no se detuvo a saludar. Pero tenía una buena razón: minutos después de que arribara, llegó Penélope Cruz, quien decidió no caminar por la alfombra roja junto a su novio [no confirmado] y desapareció entre los invitados.

Aunque los hombres llegaron muy bien acompañados, muchas chicas se pasearon solitas, como Cameron Díaz, Renée Zellweger y Jennifer Garner, quien probablemente dejó a Ben Affleck cuidando de la hija de ambos, Violet.

Jessica Alba llegó muy bien acompañada de su prometido, Cash Warren, y sonrientes se pasearon por la alfombra. Alba se veía divina en un elegante vestido morado que dejaba al descubierto sus hombros y disimulaba su embarazo avanzado.

El momento incómodo de la alfombra fue cortesía de Gary Busey. El actor decidió darle un beso en el cuello a Jennifer Garner, quien se mostró sorprendida por la conducta del actor.

Nicole Kidman cerró radiante la alfombra roja. La actriz llegó de la mano de su esposo, Keith Urban, presumiendo una pequeña pancita de 4 meses de embarazo.

You May Like

EDIT POST