AP Photo/Keith Srakocic
jclar
April 10, 2014 AT 03:01 PM EDT

Alex Hribal, de 16 años, será procesado como adulto en el caso del ataque con cuchillos a compañeros de la escuela secundaria Franklin Regional High School, de Murrysville, Pensilvania, en donde estudia.

Las víctimas suman a 20 estudiantes y un guardia de seguridad, quienes fueron apuñalados o cortados durante el ataque, dijo el fiscal de distrito del condado de Westmoreland, John Peck, según reportó CNN.

Hribal enfrenta cuatro cargos de atentado de homicidio, 21 cargos de asalto agravado y un cargo de llevar un arma en los predios de la escuela, detalla la querella criminal.

Patrick Thomassey, abogado de Hribal, expresó: “No estoy seguro, francamente, de que él sea consciente de lo que ha hecho”. Además dijo que procesará una petición para mover el caso al tribunal juvenil.

“Tenemos que estar seguros de que él entiende la naturaleza de los cargos y lo que está sucediendo aquí. Es importante que sea examinado por un psiquiatra para determinar su estado mental”, agregó el abogado.

Un doctor que trató a seis de las víctimas, mayormente adolescentes, dijo que al principio los pacientes ni se dieron cuenta de que habían sido apuñalados. 

“Sentían dolor y notaban que estaban sangrando”, dijo el doctor Timothy VanFleet, jefe de urgencias en el University of Pittsburgh Medical Center, informó CNN.

El abogado de Hribal, por otro lado, habló sobre el carácter de su joven cliente. “Él no era un ermitaño. Se lleva bien con los demás chicos. Tiene mucho miedo. Es un muchacho joven. Tiene 16 años, parece que tiene 12. Digo, es un chico muy joven que nunca se ha metido en problemas y todo esto es muy nuevo para él”. 

Algunos compañeros de Hribal lo describieron como alguien callado que tenía pocos amigos, y que además era “un chico muy agradable”.

Thomassey afirmó que la familia del acusado “no es disfuncional. Son como The Brady Bunch. Los padres están muy involucrados con la vida de sus dos hijos, y están tratando de comprender qué es lo que ha pasado”.

Tom Seefeld, jefe de la policía de Murrysville, dijo que los investigadores que lidian con el caso tampoco le ven el sentido a la situación. 

“Creemos, al investigar, que esto es un incidente aislado”, dijo el oficial a CNN. “No hemos identificado a nadie que fuera el objetivo de este ataque, hasta el momento”.

La policía está investigando la posibilidad de que hubo una amenaza telefónica la noche antes del incidente. Sin embargo, no se ha descubierto evidencia de la llamada. 

El FBI ha confiscado efectos electrónicos pertenecientes a Hribal, incluyendo una computadora y un móvil, los cuales van a analizar en búsqueda de pistas. 

You May Like

EDIT POST