FBI via Getty Images
Lena Hansen
September 19, 2016 AT 04:17 PM EDT

En una búsqueda que incluyó la emisión de una alerta sin precedentes a todos los celulares de Nueva York, el principal sospechoso del atentado con una bomba este fin de semana en Nueva York ha sido imputado y se encuentra bajo custodia de las autoridades este lunes tras una jornada frenética.

Ahmad Khan Rahami fue capturado después de sostener un tiroteo con la policía en la localidad de Linden, Nueva Jersey, en el que resultó herido. Según relataron las autoridades, el sospechoso abrió fuego tras ser abordado por agentes que respondían a una denuncia de la presencia de un individuo durmiendo en la puerta de un bar.

Al acercarse un agente, reconoció al hombre por la foto del sospechoso que horas antes las fuerzas de seguridad habían difundido. El individuo respondió sacando un arma de fuego y haciendo un disparo, que por suerte dio en el chaleco antibalas del policía, quien a su vez usó su arma reglamentaria.

Rahami huyó del lugar disparando y la policía lo persiguió hasta que finalmente consiguió reducirlo en una calla residencial. Un video grabado por un vecino lo muestra esposado y tendido en el suelo, con una herida en el hombro, antes de ser trasladado en una ambulancia.

El portavoz del FBI William Sweeney reveló posteriormente que las pruebas relacionaban “directamente” a Rahami, un ciudadano estadounidense de 28 años y raíces afganas que reside en Elizabeth, Nueva Jersey, con la explosión ocurrida el sábado en el barrio neoyorquino de Chelsea que causó 29 herido y otra ese mismo día en Seaside Park, Nueva Jersey, que solo dejó daños materiales.

RELACIONADO: El autor de la masacre de Orlando murió por el impacto de ocho disparos

Poco a poco se van sabiendo cosas del sospechoso, quien aparentemente había viajado varias veces a la región de Pakistán y Afganistán, pero no estaba en el radar de los servicios de seguridad.

Johnathan Wagner, de 26 años, dijo a People que había crecido con Rahami y el sospechoso había trabajado un tiempo como chofer de Uber.

El ex Marine aseguró que mantenía una buena relación con la familia de Rahami, con la que hablaba de Afganistán, y destacó su generosidad. “Eran amables. Cuando yo salí del ejército y a veces no tenía dinero y estaba sin empleo, ellos me ayudaban. O si tenía hambre, me daban comida o algo de tomar”, recordó.

“Nunca imaginé que alguien de esa familia hiciera algo así”, agregó.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Lo que es seguro es que Rahami ha sido imputado de siete cargos, entre ellos cincos relacionados con el intento de asesinato de un agente de la autoridad. Se le ha impuesto una fianza de $5.2 millones.

You May Like