Joselly Castrodad-Sánchez
October 10, 2005 AT 11:00 AM EDT

El regalo de una camiseta inscrita con las humildes palabras: ‘Te queremos mucho, estamos contigo Adamari’, ha sido uno de los presentes que más ha conmovido a quien se ha convertido en su portavoz, más fiel aliado y mensajero internacional: su novio, Luis Fonsi. “Se me aguan los ojos de pensar que mi fan club en Chile se haya tomado este súper detalle”, dice el cantante, de uno de los cientos de regalos que ha recibido durante sus viajes de promoción de su disco Paso a paso. “Cuando regreso de estas giras, llego con maletas llenas de regalos para mí y también para ella”.

Sin embargo, el peso de todo este equipaje es leve. La inmensa preocupación generada por el diagnóstico de cáncer del seno de Adamari López a sus 34 años, su cirugía en mayo y su actual tratamiento de quimioterapia continúa presente, mas la pareja ha enfrentado la situación con ejemplar entereza. “El tratamiento, diría yo, va por la mitad”, explica Fonsi. “Y creo que hasta principios del año próximo no va a terminarlo por completo. Obviamente, la quimioterapia es fuerte, hay días mejores que otros, pero ella es muy fuerte y está lista para todo lo que venga por el camino”.

Una ardua travesía que López asumió con gran optimismo y sencillez de espíritu. En su última presentación ante la prensa en abril, antes de comenzar su tratamiento, la actriz se mostró consciente de los posibles efectos secundarios de la quimioterapia. “Me imagino que no tendré mucho pelo”, dijo López en aquella ocasión. “Mi doctor me dijo que a veces a uno se le va el hambre. Y hay gente que me dice que te da mucho cansancio”.

Por lo mismo, la actriz estableció que se alejaría por completo de la vida artística para dedicarle todas sus energías a su recuperación en Miami y pidió la consideración de la prensa para su familia.

Ha sido entonces a través del apoyo a Fonsi y su disco que los fanáticos han manifestado su solidaridad con ambos. El intérprete de “Paso a paso” –tema en el cual Fonsi plasma tanto su temor por la enfermedad de su prometida como su profundo compromiso con ella– recibió un Disco de Oro en Estados Unidos y otro en España al venderse más de 120,000 copias de su álbum en seis semanas. El primer sencillo, “Nada es para siempre”, llegó hasta el primer lugar en la lista de la revista Billboard y se mantuvo como favorito en España y Latinoamérica. “El disco ha llenado mis expectativas”, dice el cantante. “Pero sin duda, me ha sorprendido la rapidez [de este éxito] y el cariño tan bonito que nos ha dado el público”.

Un proyecto que mantiene a Fonsi alejado físicamente de su prometida por largos períodos, en viajes por España, Centro y Sudamérica, pero no por eso menos pendiente de ella. Al fin y al cabo, fue López la que insistió en que su novio continuara hacia adelante con la grabación y la promoción de su disco.

“A Adamari la ha ayudado mucho el que siempre me pregunten por ella”, asegura Fonsi días antes de emprender vuelo hacia México y Argentina, donde grabó el vídeo de su segundo sencillo, “Estoy perdido”. “Pero para mí ha sido muy difícil”, añade el cantante de 27 años. “Cuando estás solo en un hotel, pensando, hablando por teléfono, mirando esas cuatro paredes estás loco por estar en casa”.

Un hogar cerca del mar en Miami es donde la pareja ha encontrado cierto confort. Aunque según recomienda la Sociedad Americana del Cáncer, López tendrá que tomar precauciones para evitar complicaciones en su tratamiento, ambos disfrutan de dar paseos en barco y reciben las llamadas de sus amigos, colegas y las visitas continuas de los miembros de sus respectivas familias. “No sé cuándo nos vamos a casar, no sé cuándo vamos a tener familia”, había dicho el cantante anteriormente a PEOPLE EN ESPAÑOL en días de mayor incertidumbre. Ahora que la luz al final del túnel se hace cada vez más brillante, la devoción se vuelve aún más evidente. “Yo también tengo que ser un buen ejemplo, como hombre”, reflexiona Fonsi. “Estar allí apoyándola”.

You May Like

EDIT POST