Cortesía Jordi Mollà
Lena Hansen
December 09, 2013 AT 10:37 PM EST

Aunque su rostro es más conocido por sus roles en la pantalla grande, el actor catalán Jordi Mollà también cautiva con sus autoretratos en el lienzo. El también pintor exhibió parte de su obra en el hotel W de Miami Beach este pasado fin de semana, como parte de la feria de arte Art Basel, y sus pinturas resultaron ser igual de intensas que sus personajes.

Mollà, de 45 años, nos cuenta que comenzó a pintar hace casi dos décadas durante sus horas libres en su hotel mientras filmaba la película francesa La cible. “Estaba en París y no conocía a nadie”, relata el histrión. “No tenía ningún amigo y me temía esos días tan largos de soledad. Fue un antídoto contra la soledad y un gran amigo esto de pintar”.

La muestra actual incluye autoretratos e imágenes relacionadas a la no violencia. “Son obras de pistolas desmontadas, pistolas que disparan en una dirección incorrecta”, explica el artista, quien le ha vendido algunos de sus cuadros a Johnny Depp, con quien actuó en Blow. Según Mollà, lograr su rol en este filme fue algo casi accidental en su primera visita a Estados Unidos.

“Se dio de manera muy inesperada. Yo tenía como 30 años y acompañé a una novia que tenía que era modelo a un viaje a Nueva York”, recuerda el catalán, quien decidió presentarse a unas audiciones para la película en Nueva York y se quedó con un personaje mayor al que le habían ofrecido inicialmente una vez que el director vio su despliegue actoral en el casting. “Ahí Dios me iluminó”, añade entre risas el artista, quien a pesar de su imagen algo rebelde dice creer “al cien por cien” en la divinidad y en el destino.

Lo que no lo convence es el matrimonio. “No me veo casándome. No necesito el matrimonio para decir que quiero a una persona, no necesito un documento”, admite Mollà, quien dice estar soltero y divide su tiempo entre Madrid y Los Ángeles. “Hace mucho tiempo que no me enamoro. Antes era el hombre el que siempre estaba enamorado de la mujer y ahora es la mujer, por lo que veo. Veo mujeres muy enamoradizas por ahí”.

Según el actor —a quien veremos próximamente en el rol de un capitán español que se aventura en busca de la ballena Moby Dick en la película In the Heart of the Sea— aún mantiene una entrañable amistad con sus compatriotas Javier Bardem y Penélope Cruz, con quienes actuó en la comedia erótica Jamón Jamón de Bigas Luna. “Los quiero mucho y hay un gran respeto”, asegura.” Es una relación de la que estoy muy orgulloso después de 20 años, cada uno con su vida. Sobre todo ellos que se han casado y tienen hijos. La vida de la gente cambia cuando tienen familia, pero siempre hay una cosa muy bonita a través de los años y estoy muy orgulloso de esa amistad”.

El ganador del Premio Goya aún tiene en su lista de pendientes llevarse un Oscar a casa. “Creo que todavía me queda mucho por hacer. El gran papel de Jordi Mollà todavía tiene que llegar”, concluye.

You May Like

EDIT POST