Robert Benson / Getty Images
People Staff
February 17, 2011 AT 11:55 AM EST

Un juez estadounidense aceptó la demanda interpuesta en Colombia contra Paulina Rubio, por incuplimiento de contrato y le dio un plazo de 20 días a la cantante para que responda la demanda.

Richard Wolfe, uno de los demandantes, indicó al diario mexicano El Universal que el juez John Schlesinger, de una corte de Miami, estimó la demanda presentada contra la Chica Dorada por la empresa CMG Entertainment Inc, de Miami, el Fondo de Cultura Mixta de Boyacá del Gobierno de Colombia y la Corporación Cultural Viva la Música, el pasado 19 de noviembre ante las autoridades colombianas.

“El juez rechazó su afirmación de que ella no estaba obligada personalmente por el contrato, también de que el gobierno de Colombia no era el beneficiario directo del contrato”, aseguró Wolfe, representante de la empresa promotora. “Si ganamos el caso tendrán que pagar nuestros honorarios”.

La cantante mexicana está acusada de no haberse presentado a cantar el pasado 31 de agosto en la ciudad colombiana de Tunya, en el Festival Internacional de Cultura de Boyacá, para celebrar la elección del presidente Juan Manuel Santos.

Los demandantes afirman que le cancelaron a la artista un anticipo de 50 mil dólares, además de que ya le habían pagado otros 17 mil dólares. Para el momento en el que la mexicana incumplió con su presentación, argumentó que su avión no pudo aterrizar por las malas condiciones climáticas. Al llegar a Bogotá, se negó a viajar por tierra hasta la ciudad donde se realizaría el concierto al que si llegaron artistas como Marc Anthony, Marco Antonio Solís y los Niños Cantores de Viena.

Inicialmente, la recién estrenada mamá respondió a las acusaciones en su contra, a través de su abogado, quien envío una carta a las autoridades judiciales colombianas, asegurando que se había producido un malentendido como “consecuencia de la depresión clínica que la artista padece desde hace varios meses”.

La artista se negó a trasladarse a la ciudad de Tunya, porque no le permitieron viajar con su perrita, lo cual según el siquiatra José Martín Itzcovich-Schuster “le produjo una profunda depresión ya que tienen una dependencia emocional con su mascota”.

¡Accésanos desde tu iPhone, BlackBerry o Droid en nuestro sitio móvil especialmente diseñado para tu celular

You May Like

EDIT POST