Cortesía: Azul Public Relations
Andrés Martínez Tutek/NYC
September 16, 2009 AT 05:00 PM EDT

Hace más de 15 años, cuando Germán Pinelli y su esposa, Ana Páez, vivían en Cuba, decidieron darle forma a sus sentimientos. Fue así como, junto a su hermano, Ari crearon la banda 3 de la Habana. El tiempo pasó y, a pesar del éxito que tenían en la isla, la pareja comenzó a sentir que carecía libertad, así que cuando su hijo cumplió 18 años y pudieron salir con él a una presentación, tomaron la decisión más importante de toda su vida: no regresar jamás.

Han pasado más de dos años desde ese momento y hoy, viviendo en Estados Unidos, la agrupación se propone conquistar al mundo con su música y su nuevo álbum, Llegó el momento.

¿Cuál es el origen de 3 de la Habana?
Germán Pinelli: Somos una agrupación que nos formamos en Cuba en el 93. Somos un trío vocal y el 17 de diciembre del 2007 llegamos a Estados Unidos. La banda es muy familiar, pues la integramos mi esposa, mi hermano, mi hijo –que es el percusionista– y la bajista, que es la novia de mi hijo.

Háblanos de “Llegó el momento”…
GP: Este [álbum] es el cuarto que tenemos en nuestra carrera, pero es el primero en Estados Unidos. Lo hicimos con muchas ganas y el sencillo con el que lo promocionamos se llama “La perdida”, que es “cubatón”, con base rítmica del reggaetón, pero con elementos cubanos y mucha percusión.

¿Qué relata la lírica?
GP: Es la historia de una muchacha perdida que se enamora y es bien real porque uno siempre anda buscando por la vida el amor y siempre se encuentra con él.

¿A dónde quieren llegar?
GP: Queremos que la gente nos reconozca, que vea a 3 de la Habana en vivo y que pueda comprar nuestro CD para que tenga un pedacito de Cuba y que forme parte de una noche inolvidable con nuestra música, porque nuestro material es para bailar, para disfrutar. No es música para músicos sino música para la gente para que todos se pongan a bailar

¿Y tú eres un buen maestro de baile en la pista?
GP: No, mi hermano es el que más se menea, la bajista es un fenómeno que hace de todo, pero yo, pues la verdad no soy el mejor. Es raro ver a un cubano que baile mal pero como decimos en Cuba, “yo soy un poquito patón con el baile”.

SI TIENES CUENTA DE FACEBOOK DANOS TU OPINIÓN SOBRE LA NOTA AL FINAL DEL ARTÍCULO

You May Like

EDIT POST